Los impuestos que debe pagar los espectaculos Publicos.

reconocida asimismo por hacer referencia al impuesto de espectáculos públicos en Colombia ha dado claras muestras de ser una medida con beneficios tanto para el Estado para los encargados de la promoción de este género de acontecimientos, ya que: hay más recursos para infraestructura y se ofrecen mejores índices de equidad para el ámbito, incrementando la oferta cultural. Objetivo de la ley de espectáculos públicos en Colombia: Fue desarrollada con el ánimo de alentar y hacer competitivo el campo de las artes escénicas, representaciones en vivo, muestras de danza, circo sin animales, magia y otras actividades derivadas. ¿Exactamente en qué consiste el impuesto de espectáculos públicos en Colombia? Esta ley reduce la carga de impuestos y de trámites vinculados con la preparación y puesta en marcha de acontecimientos que impliquen como su nombre nos lo señala, espectáculos públicos.

En ese sentido, este impuesto es una medida con la que se agilizó sensiblemente este proceso. Una de las primordiales peculiaridades del impuesto de espectáculos públicos es la supresión del cobro del Impuesto sobre el Valor Añadido para los servidores artísticos, sin dejar de lado los impuestos del diez por ciento que estaban dirigidos para la Nación y el ayuntamiento, que ya antes se pagaban por los espectáculos. Ahora bien, esta ley sobre la realización de los espectáculos en Colombia ha creado una sobretasa del diez por ciento a la boletería que tenga como costo individual que sea igual o bien superior a los ochenta y cinco mil pesos. Esto quiere decir que al proponer un acontecimiento público en el que la boletería individual no supere ese valor, se va a estar exento de semejante sobretasa y solo se debe pasar a anular el costo de las licencias anuales, trámites de orden distrital como el de los bomberos, seguro de cumplimiento, seguros médicos, entre otros muchos.

 El dinero procedente del impuesto de espectáculos públicos es considerado una contribución parafiscal que está destinada a la construcción y al mantenimiento de nuevos escenarios para este género de espectáculos. Por su parte, esta regla propón una retención en la fuente por servicios artísticos que sean extranjeros de un ocho por ciento y no como anteriormente de esta sanción, donde el porcentaje alcanzaba el treinta y tres por ciento . Por otra parte, el impuesto de espectáculos públicos cuenta con una menor cantidad de trámites por solucionar, puesto que son cuatro, en tanto que ya antes la cantidad era de veinticuatro.

De este modo, los empresarios encargados de los espectáculos han de estar atentos a: contar con un plan de urgencia, un término técnico de la estructura del escenario, cumplir con las reglas auditivas y las condiciones sanitarias. Igualmente, este impuesto está asociado con la creación de un Registro de Empresarios del Espectáculo Público, lo que ha significado una legalización de la actividad y que implicó una nueva figura de “Escenarios Habilitados”, lo que quiere decir que si un espacio ya ha probado ser capaz para la realización de un espectáculo, entonces no es preciso certificarlo una y otra vez. Como conclusión, esta reducción que se logra con el impuesto de espectáculos públicos en Colombia se contempla un plan para el incremento de los conciertos, la presencia de más artistas y que los espectadores accedan a los acontecimientos con una boletería más asequible.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO